¿Que tienen en común Miguel de Cervantes y William Shakespeare, además del hecho de que ambos fueron famosos poetas y dramaturgos? Pues que estos dos grandes de la literatura mundial y, otro no menos importante, el escritor e historiador peruano Garcilaso de la Vega (El Inca), murieron en la misma fecha: un 23 de abril. En verdad que es una coincidencia asombrosa que estos tres grandes exponentes (los más grandes según la mayoría) de la literatura española e inglesa compartieran el aniversario de su muerte en el calendario. Pero, por si esto fuera poco, el 23 de abril también es el aniversario del nacimiento de otros ilustres escritores, como el colombiano Manuel Mejía Vallejo, el español Josep Pla, el francés Maurice Druon, el islandés Halldór Laxness o el ruso Vladimir Nabókov.

Día Mundial del Libro y del Derecho de Autor

Día Mundial del Libro y del Derecho de Autor

Estas coincidencias llevaron a la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) a declarar en 1995 durante su Asamblea General, que el día 23 de abril de cada año se celebrara el Día Mundial del Libro y del Derecho de Autor, con el fin de “promover la lectura, la industria editorial y la protección de la propiedad intelectual a través del derecho de autor”[1].

Desde que Johannes Gutenberg inventó la imprenta de caracteres móviles hasta aún ahora, bien adentrados en la era de la información digital y los grandes servidores, la palabra escrita en los libros, revistas, periódicos y medios digitales, ha sido el motor del avance científico y cultural de la humanidad. No hay idea creada por el hombre moderno que no haya empezado con unas palabras escritas sobre un pedazo de papel y luego convertidas en páginas completas, esquemas, bocetos, libretos, informes, etc., necesarios para su divulgación a las masas y que a su vez han servidor de inspiración o punto de partida para nuevas ideas.

Día Mundial del Libro y del Derecho de Autor

La lectura y, por consiguiente, los libros y demás obras escritas, son por lo tanto recursos invaluables que deben ser promovidos y protegidos. A su vez quienes hacen de la creación y producción de estas obras escritas han de ser reconocidos y valorados, por cuanto la labor editorial es también una fuente de empleo y desarrollo económico y social de los individuos.

Antes de que la UNESCO declarara el 23 de abril como Día Mundial del Libro y del Derecho de Autor, en Cataluña, España, cada 23 de abril se acostumbraba regalar un libro y una rosa. La idea original fue del escritor valenciano Vicente Clavel Andrés, quien la propuso a la Cámara Oficial del Libro de Barcelona en 1923, y fue posteriormente aprobada por Su Majestad el Rey Alfonso XIII de España. El primer Día del Libro se celebró en este país en 1926, aunque originalmente era el 7 de octubre. No fue sino hasta 1930 que el 23 de abril fue adoptado por varios países como Día del Libro.

En 1995 la Unión Internacional de Editores (UTE) propone incluir también la protección al Derecho de Autor, con el fin de formalizar la lucha mundial contra la piratería y proteger los derechos económicos de quienes trabajan en esta área.

Día Mundial del Libro y del Derecho de Autor

Regalar un libro es el mejor regalo que se puede hacer. Un paseo por las diferentes ferias y eventos que se hacen cerca de tu casa también llenará tu espíritu de amor por los libros.

[1]     http://www.unesco.org/new/es/unesco/events/prizes-and-celebrations/celebrations/international-days/world-book-and-copyright-day-2012

Día Mundial del Libro y del Derecho de Autor
Etiquetado en:                            

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.